fbpx
Otros Accesorios

Análisis y Opinión del Garmin Edge 1000

Qué lejos quedan ya aquellas salidas con los compañeros en las que se suponía que seguíamos una ruta que alguno se había aprendido, para acabar perdidos con las bicicletas en pleno monte.

A estas alturas de la década y por suerte, cada vez es más difícil que un ciclista o un grupo acaben perdidos a media salida. Buena parte de la culpa de ello la tienen esos accesorios de navegación que casi todos llevamos ya. En este caso, voy a hablar del último que me ha caído en las manos: el Garmin Edge 1000.

¿Para quién es ideal el Garmin Edge 1000?

Antes de nada, tengo que avisar de que el Edge 1000 no es un ordenador de bicicleta barato. De hecho, era el modelo más moderno y potente, hasta que a finales del 2017 sacaron su sucesor, el 1030. Pero pese a ello, sigue siendo un navegador de gama alta, así que si lo que buscas es un cuentakilómetros más bien barato, deberías considerar otras opciones como el 820, con menos funcionalidades pero más pequeño y bastante más económico.

El Edge 1000 es más bien para los que queremos darnos un caprichito de calidad, por aquello de que siempre gusta llevar algo de gama profesional cuando sales a rodar. Como es de esperar de un navegador de estas características, el Garmin Edge 1000 vale la pena para cualquiera con una bicicleta y ganas de darle a las piernas, pero los que más partido le van a sacar son los ciclistas con planes de entrenamiento avanzados e incluso con entrenador. Además, sus funciones de navegación y trazado de rutas resultan especialmente prácticas para los aficionados al BTT y la montaña.

Antes de lanzarte a por este modelo, haz baremo de si vas a sacarle partido a una parte significativa de todas las funciones que trae, y si sólo quieres un navegador con GPS, ahórrate dinero con un modelo más sencillo.

 vistazo general al Garmin Edge 1000

Como decía, el Garmin Edge 1000 era el top gama de Garmin hasta que llegó el 1030, que es una actualización del 1000 con algunos detalles más a cambio de un plus en su precio, lógicamente. Es un modelo bastante más grande que el 820, y trae todo lo que necesitas para salir a la carretera o a la montaña sin preocuparte de perder la ruta, y volver a casa con todos los datos del entrenamiento guardados.

El Edge 1030, el top gama actual, le supera en algunas mejoras a la hora de trazar rutas y en la duración de la batería, pero para mi gusto, por relación calidad-precio el 1000 sigue saliendo mejor parado.

 

Mejor precio solo en noviembre

 

Garmin Edge 1000

Pros

  • Compatibilidad con gran cantidad de accesorios y dispositivos con el ANT+ sport.
  • Pantalla grande y sensible incluso con guantes.
  • De las mejores conectividades con smartphone del mercado.

Contras

  • Hay una buena cantidad de usuarios quejándose de que la batería dura bastante menos de lo que el fabricante indica.
  • Aunque es un modelo con 5 años, sigue sin ser para todos los bolsillos.

Características técnicas

Pantalla

Cuando uno empieza a mirar de cerca este navegador, lo primero que llama la atención y contrasta al comparar con los de gamas más bajas es la pantalla. El Garmin Edge 1000 trae una pantalla de 3”, con una resolución de 240 x 400 px que hace mucho más fácil leer los datos o el mapa con un vistazo rápido mientras ruedas.

Además, incorpora un sensor que adapta de forma automática el brillo y la intensidad de la pantalla para que puedas verla bien en todas las condiciones de iluminación y hasta con lluvia, así tienes los ojos donde importa y no luchando por ver si tienes que girar ya o es en el siguiente camino. La sensibilidad es muy buena, sin mucho que envidiar a un smartphone actual, y la puedes usar con los guantes puestos sin problemas.

Geolocalización

Lo siguiente que me llamó la atención fue la velocidad con la que este ciclocomputador coge la señal del satélite. Este modelo coge la señal tanto de los satélites de GPS como de Glonass, así que apenas lo pones en marcha te localiza, sin andar dándole toquecitos y mirando al cielo como habrás visto a más de uno justo antes de empezar.

Configuración

Luego está la configuración libre de la pantalla. Tienes hasta cinco pantallas independientes de datos, y puedes configurar a parte cada una según te convenga. Lo bueno es que no hace falta ser ningún virtuoso de la informática para apañarse en unos minutos con el sistema, y te permite tener preparadas las diferentes páginas según si son de montaña, carretera, para salidas más cortas o más largas, lo que prefieras, vamos.

Funciones y mapeado

Una de las funciones que más me ha llamado la atención, aunque reconozco que todavía no la he usado en movimiento, es la del virtual partner. Al activarla, el ordenador pone en marcha un “compañero fantasma” que corre la ruta contigo, y te va informando de cómo vas respecto a él. Además, puedes configurarlo para que use tus tiempos de salidas anteriores, y corres contra ti mismo al más puro estilo rally, que siempre es algo que motiva para acabar de apretarse y dar el 110%.

Aunque para los más “picaos”, la estrella del producto es la función Segmentos. Con esta, el sistema mide tus datos y te pone a “competir” con los otros bikers que están registrados en Garmin Connect, para que luches cada segundo y quede constancia de tus récords a batir. Para darle más salsa al asunto, el navegador va dándote información en tiempo real de cuál es tu posición respecto a los demás, asegurándote que no vas a llegar a casa sin haber sudado.

Mejor precio solo en noviembre

En lo que a mapas se refiere, el modelo trae pregrabados los mapas Cycle Maps de Europa, aunque conectándole una tarjeta microSD le puedes descargar mapas de otras regiones sin ningún problema, e incluso de otros sistemas si lo prefieres. En mi caso, para carretera y rutas que no sean muy rebuscadas los mapas de Garmin me sobran, pero a lo mejor los que son más de aventura prefieren echar mano de otras cartografías.

Otro detalle que me ha gustado, aunque es más cómodo que importante, es la posibilidad de configurarle una conexión wifi al navegador. De esta forma, en cuanto vuelves de la salida, el aparato reconoce la red y sube automáticamente a tu Garmin Connect todos los datos de tu ruta.

A nivel de preparación de rutas y entrenamientos, el Edge 1000 trae opciones profesionales, que de hecho pueden ser prácticas si trabajas con entrenador personal. Una de las curiosas es la función de ida y vuelta, a la que le configuras la distancia a recorrer y el propio navegador te prepara varias opciones de rutas, con indicaciones de desnivel y diferentes posibilidades. Puede que no la uses mucho, pero si un día quieres salir a ciegas “a ver qué te encuentras”, es una muy buena opción.

Duración de la batería

Terminando con las características técnicas de este modelo llegamos a su talón de Aquiles: la batería. Garmin anuncia una duración de quince horas, y aunque es cierto que en casi todos los aparatos electrónicos la duración real siempre es menor, con el Edge 1000 son muchos los usuarios que dicen que la batería les ha durado diez horas e incluso menos.

Claro está, depende de las funciones que lleves activadas, del modo de pantalla y de los sensores y accesorios conectados, pero si lo pones a tope, lo mejor es que cuentes con la mitad de la duración anunciada para hacer tus cálculos.

Acogida del Edge 1000

Como hago siempre antes de comprar nada de coste elevado, eché un ojo online a los comentarios en Amazon de los usuarios. Ya he mencionado que la principal queja es la de que la batería dura menos de lo esperado, pero echando un vistazo a lo que más se valora en positivo es la gran cantidad de opciones de personalización y las posibilidades de sus sensores.

Alternativas al Garmin Edge 1000

Garmin Edge 820

Garmin Edge 1030

Sigma Rox 12.0

Bajo mi punto de vista, hay básicamente tres grandes alternativas al Edge 1000. Dos de ellas son su modelo superior e inferior, también de la marca Garmin, y la tercera es el top gama de la marca Sigma Sport.

El Edge 820 es el ciclocomputador más humilde de todos, pero también cuenta con la ventaja de ser bastante más pequeño y ligero que sus hermanos mayores. Además, su precio es el más asequible por bastante, y si simplemente quieres un navegador con GPS y con las funcionalidades más sencillas de Garmin Connect, con este te sobra.

El Edge 1030 es el navegador de gama más alta de la marca líder, con sólo eso ya queda mucho dicho. Se trata básicamente de una actualización del Edge 1000, con algunas mejoras puntuales. Entre ellas destaca una característica en concreto: el Trendline. Se trata de una función que tiene en cuenta la popularidad de cada ruta en Garmin Connect antes de sugerirte una, haciendo más probable que te envíe a lugares en los que te encuentres con otros bikers y en caminos en mejor estado.

Mejor precio solo en noviembre

Además, da la opción de enviar mensajes desde el smartphone a otros Garmin Edge 1030, aunque sólo usando mensajes ya predefinidos. El soporte frontal ahora queda oculto del viento a la altura del manillar, por lo que su diseño es más aerodinámico y frena menos a los más rápidos. La última de las características importantes a mencionar es el sistema de detección de accidentes, que se puede configurar para enviar un correo o un mensaje de texto con tu ubicación y nombre a los contactos elegidos. Eso sí, tiene sistema de seguridad para que no salte por error. Con todo esto, se trata de un modelo capaz de cubrir las exigencias del aficionado o profesional más exigentes, aunque por un precio acorde.

Finalmente, está el Sigma Rox 12.0, un ordenador de bicicleta casi capaz de hacerle la competencia al Edge 1030 en prestaciones, pero por un precio inferior. Sus funcionalidades técnicas están a la altura de las del Edge 1000 sin el menor problema, por lo que de nuevo, este es un modelo de gama alta y para bikers exigentes. Sale perdiendo en sus opciones de conectividad, ya que entre otras cosas, no permite subir datos a Strava en tiempo real ni ofrece las comodidades de un sistema tan asentado como el Garmin Connect. Pese a sus contras, sigue siendo una opción muy válida para contar con un producto de calidad profesional a menor precio.

Por qué comprar un Garmin Edge 1000

Después de todo lo que hemos revisado en lo que a ciclocomputadores se refiere, no queda mucho más que se pueda decir. Aunque sí aprovecho para insistir en lo conveniente de no salir de ruta sin uno en el manillar, por sencillo que sea.

Si, además, quieres llevar un control exhaustivo de tus progresos y entrenamientos, y tener la comodidad de llevar un mapa electrónico delante de los ojos cada vez que sales a rodar, el Garmin Edge 1000 es una de las apuestas más seguras y rentables dentro de la gama alta.

Si quieres echarle un vistazo tú mismo, haz clic aquí

Mostrar Más

Carlos

Trabajo a tiempo parcial como consultor de seguridad en IT. Por suerte puedo trabajar desde cualquier lugar por lo que me permite viajar por el mundo. Soy una apasionado del mundo del ciclismo y cuando no estoy viajando me podrás encontrar descendiendo algún sendero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar